Lo logró: Raúl Jalil rompió el peronismo catamarqueño

Para sorpresa de nadie, después de coquetear un rato, Raúl Jalil tiró por la ventana las 20 verdades peronistas, el bombo, el choripán y la foto de Perón y Evita, y se puso la peluca de moda.

Jalil, que es ¡vicepresidente del PJ catamarqueño! se distanció del peronismo y se abrazó a Javier Milei. Y no fue a decirlo silbando bajito a una radio perdida del interior. Se lo dijo a Clarín, para que se enteren todos y para que lo lea el presidente. Para que sepa que tiene un soldado leal.

¿Qué dirán los militantes que se pasaron toda la semana escribiendo y mandando videos, mensajes, memes, fotos y consignas contra la Ley Bases? Porque ellos no lo votaron a Milei, y sí lo votaron a Jalil. Y ahora Jalil les dice que hay que acompañar a Milei.

Señoras y señores, no hay marcha atrás. El peronismo se rompió. Lucía Corpacci ya le votó todo en contra al libertario, y ella es la presidenta del PJ.

A todos los que salieron a defender al peronismo, a condenar y repudiar el ajuste, los despidos, la paralización de la obra pública, la quita de subsidios. A todo el peronismo, Jalil lo termina de dejar en banda.

Se terminó el tridente ganador del PJ en Catamarca, Corpacci-Jalil-Saadi. No existe más. Gustavo Saadi llamó a hacer un pacto catamarqueño para defender la provincia, Corpacci fue a votar todo contra Milei, y Jalil se cortó solo y se fue a besar la mano del jefe.

El periodista de Clarín le preguntó si va a seguir en el peronismo. ¡Y no! Ya se fue. El peronismo a Jalil no lo vota nunca más, no va a olvidar esta jugada.

Y con la entrega de Jalil se cae también el sueño de Fernando, que ya se probaba el traje para sucederlo en 2027.

El mapa político de Catamarca cambió: era uno desde 2011, fue otro el año pasado, cuando el radicalismo y sus aliados cayeron al tercer lugar, y es otro ahora, porque el gobernador “peronista” acaba de abandonar al peronismo.

Es el fin de Jalil en el PJ, aunque le quedan tres años y medio de mandato. El partido no pierde mucho porque Jalil nunca tuvo votos, pero ¿quién volverá a apoyarlo? ¿Quién va a salir a militar casa por casa para ayudarlo? Nadie.

Para el peronismo esto es una traición, y se lo harán saber pronto, por muchas explicaciones que de sobre cómo la tecnología está cambiando al mundo y esas cosas que dice para irse por las ramas.

¿Valdrá la pena? ¿Estará seguro? Vaya a saber. Ahora ya no hay arreglo. Capaz que los libertarios lo empiezan a mirar con cariño.

Del peronismo olvídate. No se lo van a perdonar.

El catucho 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí