viernes, mayo 17, 2024
16 C
San Fernando del Valle de Catamarca

Top 5 de la semana

Te puede interesar

Peñas Negras, un símbolo de la Catamarca de Jalil

Abandono, represión, totalitarismo, atropellos, servilismo con el poder económico, negocios, sometimiento, entrega. Todo lo que pasa en Peñas Negras es un símbolo de esta Catamarca de Raúl Jalil, donde se mueven millones por la explotación minera pero se van a cualquier parte menos a la gente, que vive cada vez peor.
Ahora todo el poder político, la Justicia, la policía, todo el aparato estatal parece estar a disposición de Elevado Gold, la empresa bendecida para saquear y contaminar.
La Comunidad Nación Diaguita resiste como puede, resiste la indiferencia, las agresiones, los palos y los balazos de goma. Pero no se rinde, porque son los dueños de la tierra, porque aman su tierra, porque saben que los saqueadores no dejarán nada más que ríos secos, animales muertos y desprecio.
El conflicto lleva mucho tiempo. Pero no se escuchó a ningún funcionario, a uno solo, salir en defensa de los pobladores. Están todos atentos a los empresarios, a atenderles el teléfono, a ponerles la alfombra roja y chuparles las medias. Trabajan para ellos, no para la gente.
Ancianos, niños y mujeres no valen nada, parece, al lado de un mensaje que llega desde un IPhone y exige avanzar.
Se desesperan por hacer felices a los empresarios que los hacen felices a ellos. El pueblo librado a su suerte.
Acá nadie va a hacer nada por ellos. El drama que viven casi no es noticia, los principales medios, rendidos a los pies de la pauta oficial, no informan casi nada.
Entonces la batalla se deberá dar afuera.
Por eso se llevará el caso a organismos internacionales como el Comité CERD (Comité de erradicación y eliminación de la discriminación racial), y la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos).
Ojito que la Convención CERD (ONU), tiene rango constitucional en la República Argentina y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (OEA), está suscripta por Ley de la Nación.
Alguien los escuchará. Y no serán las autoridades catamarqueñas, acostumbradas a dar permisos fáciles sin ninguna licencia social. Total, viven en la Puna, a quién le importa…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más leidos