domingo, abril 21, 2024
17.9 C
San Fernando del Valle de Catamarca

Top 5 de la semana

Te puede interesar

En plena crisis sanitaria, Bolsonaro echo al ministro de salud

En medio de las tensiones con el jefe de Estado brasileño por las medidas para luchar contra el coronavirus, Luiz Henrique Mandetta dejo de estar al frente del Ministerio de Salud. Lo reemplazará el oncólogo y amigo personal de Bolsonaro, Nelson Teich.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, expulsó este jueves del gobierno al ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, en medio de una crisis por la gestión para combatir la pandemia de coronavirus, que ya dejó casi 2.000 muertos en en ese país.

“Acabo de escuchar del presidente Jair Bolsonaro el aviso de mi expulsión del Ministerio de la Salud“, informó Mandetta en sus redes sociales, tras reunirse con el presidente en el Palacio del Planalto.

Bolsonaro se enfrentó con Mandetta, del conservador partido Demócratas, por haberse adherido a las políticas de distanciamiento social y cuarentenas impulsadas por gobernadores e intendentes y recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), contra la opinión del presidente.

Las diferencias de criterio quedaron patentes una vez más el domingo, cuando Mandetta afirmó públicamente en una entrevista con TV Globo que hay “diferentes modelos” en el Gobierno, indicando que “el presidente mira por la economía” y el Ministerio de Salud “la protección de la vida”.

La postura del ex ministro de salud fue avalada por los gobernadores estatales -con Joao Doria, de San Pablo, y Wilson Witzel, de Río de Janeiro, como caras visibles- quienes han implementado este tipo de medidas en sus jurisdicciones.

Un nuevo Ministro,flexibilización de la cuarentena y cacerolazos

A las pocas horas de haber tomado la decisión de desplazar a Mandetta y en medio de cacerolazos en decenas de ciudades que pedían su renuncia, Bolsonaro, anunció este miércoles en cadena nacional al oncólogo del sector privado y amigo personal Nelson Teich como nuevo ministro de Salud de Brasil.

“En forma gradual debemos abrir el empleo en Brasil. La gran masa de humildes no puede quedarse en casa. El gobierno no tiene cómo mantener este auxilio de emergencia por mucho tiempo“, dijo Bolsonaro en cadena nacional en el Palacio del Planalto e insistió en su visión sobre cómo enfrentar al Covid19.

Ademas, describió a la salida de Mandetta como un “divorcio consensuado“.

“La economía debe volver a la situación más normal posible porque, además de la vida, nos preocupa el empleo“, afirmó Bolsonaro.

El mandatario, asimismo, destacó que su gobierno “no es una fuente de socorro eterno” para los gobernadores e intendentes, quienes, como Mandetta, defendieron las medidas de distanciamiento social, recomandadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Nunca me consultaron sobre lo que iban a hacer pero el precio será alto. Si exageraron en sus medidas, no les pasen la factura al gobierno ni a nuestro sufrido pueblo”, afirmó Bolsonaro.

El ex capitán dijo que “jamás” pecará “por omisión” y afirmó que Brasil “volaba en la economía en el último trimestre” de 2019, aunque el PBI del año pasado terminó con un crecimiento de apenas un 1,1%.

“Jamás mandaría a detener gente que esté en las calles, jamás bloquearé derechos fundamentales de los ciudadanos, quien tiene poder de decretar el estado de sitio es el presidente y no el gobernador o el intendente. El exceso agravará el problema“, subrayó.

En medio de esta pulseada política, el Ministerio de Salud anunció hoy 188 nuevos muertos en un día y subió el número total de fallecidos a 1924, con 30.425 casos positivos en todo el país.

Los cacerolazos contra Bolsonaro se escucharon en San Pablo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Brasilia y Campo Grande, la ciudad capital del estado de Mato Grosso do Sul del ministro saliente Mandetta, convertido hoy en uno de los políticos más importantes del conservador partido Demócratas.

Quién es Nelson Teich, el flamante ministro de Salud de Brasil

Bolsonaro - el jefe de estado brasileño reemplazó a su ministro de salud en plena lucha contra el coronavirus

Nacido en Río de Janeiro, el médico se graduó en la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UERJ) y se especializó en oncología en el Instituto Nacional del Cáncer (Inca). En la actualidad es socio de Teich Health Care, una consultoría de servicios médicos.

Teich era uno de los nombres en agenda para ocupar el ministerio luego de la elección de Bolsonaro en 2018, pero el mandatario acabó escogiendo a Mandetta, especialmente debido a su apoyo político en el Parlamento. Sin embargo, entre septiembre de 2019 y enero de 2020, se desempeñó como asesor de Denizar Vianna, secretario de Ciencia, Tecnología e Insumos Estratégicos del Ministerio de Salud.

En 1990, fundó el Grupo Oncológico de Clínicas Integradas (COI), siendo su presidente hasta 2018. Además, fue el fundador y presidente del Instituto para la Gestión, Educación e Investigación del COI, una organización sin fines de lucro creada en 2009 para llevar a cabo investigaciones y proyectos clínicos.

Apoyado por la Asociación Médica de Brasil (AMB), Teich también defiende las medidas de confinamiento para enfrentar la propagación del coronavirus. En un artículo publicado recientemente, lamentó “la polarización entre los temas sanitarios y económicos”.

“La discusión sobre las estrategias y acciones que fueron definidas por los gobiernos, incluido el brasileño, para controlar la pandemia de COVID-19 muestra una polarización cada vez mayor, enfrentando diferentes puntos de vista sobre los posibles beneficios y riesgos de aislamiento, confinamiento y el cierre de empresas y negocios puede generar para la sociedad”, escribió en su cuenta de Linkedin.

“Es como si hubiera un grupo centrado en las personas y la salud, y otro en el mercado, las empresas y el dinero, pero este enfoque dividido, antagónico y quizás radical no es el que más ayudará a la sociedad a superar este problema”, agregó.

En otro texto, Teich subrayó que el aislamiento, contrario a lo que recomienda Bolsonaro, es la mejor estrategia para hacer frente al COVID-19.

“Dada la falta de información detallada y completa sobre el comportamiento, la morbilidad y la letalidad de COVID-19, y con la posibilidad de que el sistema de salud no pueda absorber la creciente demanda de los pacientes, la opción de aislamiento horizontal es la mejor estrategia en este momento. Además del impacto en la atención al paciente, permite tiempo para comprender mejor la enfermedad e implementar medidas que permitan la recuperación económica del país”.

Fuente: Télam

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más leidos