miércoles, febrero 21, 2024
30.4 C
San Fernando del Valle de Catamarca

Top 5 de la semana

Te puede interesar

Conducta antidemocrática

La reacción del Gobierno nacional de desconocer un fallo judicial, y de la Corte Suprema de Justicia, sólo porque no le gusta, describe muy bien el comportamiento antidemocrático propio de políticos sin espíritu democrático, que confunden el poder con la propiedad y creen que asumir un cargo en la función pública es una carta verde para manejar todo a su antojo.

Es la conducta de quienes no sirven al país, sino que se sirven de la política para cumplir sus objetivos personales y sectoriales, y que creen que cumplen con la democracia sólo porque cada dos años empujan a la gente a votar en medio de gastos multimillonarios pagados por el propio pueblo, que destinan a mover el aparato oficial y la maquinaria publicitaria sólo para asegurarse un tiempo más con la sartén por el mango.

Desconocer a la Justicia es un gesto antidemocrático, y es normal que haya sido avalado por el gobernador de Catamarca, que en Catamarca instauró un régimen totalitario.

Porque democracia no es hacer votar, es gobernar por el pueblo y para el pueblo, respetando las instituciones democráticas. Es lo contrario a un régimen totalitario.

En democracia hay tres poderes: uno ejecuta, uno legisla, otro juzga, y hay organismos de control.

En Catamarca nada de eso funciona. Porque hay un Ejecutivo que usa todo el poder estatal y económico para sostenerse a sí mismo y disimular y esconder sus atropellos.

Un Ejecutivo que maneja la Legislatura como una escribanía que suscribe todo lo que le ordena sin chistar. Y un día manda un presupuesto inconsulto y otro día manda a aniquilar el Consejo de la Magistratura, y los legisladores, también ocupados sólo en mantener sus privilegios, obedecen y nada más.

Porque los organismos de control, que deben controlar al Ejecutivo, fue inundado por exministros, exlegisladores y amigos puestos ahí para asegurarse más privilegios a condición de hacer la vista gorda.

Porque la Justicia fue inundada por amigos, porque la Corte local fue rearmada con exministros, exlegisladores y parientes, acomodados de por vida a cambio de obedecer.

Porque la prensa independiente es postergada y se compra a los medios a cambio de fortunas para dirigirlos por control remoto.

¿Qué democracia es esa? Si hasta el sector privado está sometido y los proveedores son amigos, y los grandes negocios se reservan siempre para quienes responden al poderoso de turno; y se entregan riquezas y patrimonios provinciales a manos extranjeras a cambio del diezmo sin importar que se destruya el medio ambiente.

La democracia es prostituida por quienes se sienten dueños y amos del feudo, acomodando parientes en el Congreso Nacional, inventando cargos para otros parientes y repartiendo sueldos a vagos inútiles que son condecorados como ñoquis supervisores de la nada.

Mientras tanto la plebe que se contente con un aumentito cada tanto, una fiestita del poncho y una procesión para asegurarse el silencio cómplice de las sotanas y despilfarros que pagan ellos mismos, creyendo que el Estado les da algo gratis.

Así se masacra la democracia, la república y las instituciones. Aquí se ha criticado al gobierno, pero en el aval de Raúl Jalil al atropello de Alberto Fernández, hay que reconocerlo, hay coherencia: desconoce la división de poderes allá igual que lo hace acá.

La visión del Catucho. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más leidos