domingo, abril 21, 2024
18.2 C
San Fernando del Valle de Catamarca

Top 5 de la semana

Te puede interesar

Los 100 días de Raúl

Todo el mundo habla de los 100 días de Javier Milei, pero nadie dijo nada de los 100 días de Raúl Jalil en este segundo mandato como gobernador. Claro que acá no hay luna de miel ni nada, porque el empresario está desde 2019, pero hay también una gestión que lleva 100 días y pueden analizarse algunos detalles.

* Políticamente Jalil es la nada misma, ni siquiera preside el PJ local, y no se sabe qué es. No tiene identidad, no tiene carácter, no discute, navega en la tibieza y la comodidad de siempre. Ningún medio del país lo señala como opositor a Milei, tampoco es su aliado. Solamente le sonríe al que tenga al lado en la foto. Hizo campaña para Sergio Massa, aplaudió la eliminación de las categorías del impuesto a las ganancias y ahora ruega que se vuelva a cobrar. Cuando habla no dice nada, o dice lo mismo de toda la vida, que es difícil, que el mundo es complejo, que es optimista. Es un vaso de agua tibia.

* Lo que sí tiene Jalil es buen humor, hay que reconocerlo. Porque hay que ser muy gracioso para hablar de emergencia económica cuando en este segundo mandato, según denunció la oposición, mantiene un promedio que ronda los 10 nombramientos de amigos y familiares con índices… ¡por día! Sí, son más de 900 sueldos nuevos con designaciones de este año que regala en medio de la “crisis”.

*  Llora por la caída de recursos y reconoce que hay que ajustar cuando habla con algún medio porteño, pero acá no ajustó nada. ¡Tiene el doble de ministerios que Nación!

* La transparencia te la debo, en eso ha sido coherente con la política de su gobierno anterior, y el anterior y el anterior. La ley de acceso a la información pública en Catamarca es letra muerta.

* Dijo que le ve cosas buenas a la Ley Ómnibus de Milei, y se quejó por una sola cosa, la posible privatización de YMAD. Ahí sí reaccionó: fue el tema por el que se quejó su esposa Silvana Ginocchio en el Congreso de la Nación, defendiendo con uñas y dientes al superempresa que maneja su hermano Fernandito.

* Controles no hay: el Tribunal de Cuentas está en manos de sus exministros, que deberían investigarse ellos mismos. Es como poner al sospechoso de un crimen a dirigir las pesquisas, ya se sabe lo que va a pasar: nada.

* Se le dio vuelta la Corte de Justicia que él mismo armó con sus amigos, porque les tocó el bolsillo. Le devolvieron la gentileza frenándole la gallina de los huevos de litio: la minería.

* Se burló de los empleados públicos con un aumento de sueldo fantasma que nadie cobró, explicándoles que en realidad era un ítem de no se qué.

* OSEP revienta a sus afiliados con cobros cada vez más altos, órdenes cada vez más caras y encima plus médicos que son ilegales, pero tienen el guiño-guiño del gobierno. La salud pública bueno, no le conviene que funcione bien. Prometió un nuevo Hospital San Juan Bautista, después un gran Polo de Salud, después remodelar el actual Hospital San Juan Bautista y no hizo nada de nada.

Así estamos muchachos, y van 100 días. Paciencia porque quedan tres años y nueve meses más.

La visión del catucho 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más leidos