¿Qué hay detrás del caso Georgina y la denuncia de trata de personas?

¿Que secreto hay detrás de la denuncia de trata de personas por la desaparición de Georgina Añez?
Una joven catamarqueña desaparecida que vuelve más de diez después desde la Villa 31, protagoniza un caso muy extraño, donde cada paso que se da muestra más cosas raras, y eso que al principio se mencionaba como un posible caso de trata de personas es ahora un mar de incógnitas.
La preocupación general durante más de una semana terminó con la aparición de la madre, que al rato de volver a la provincia llamó a una conferencia de prensa con su abogada para repartir palos a todo el mundo y quejarse porque tuvo que ir sola a buscar a su hija a esa “favela” porteña que es la Villa 31.
“La Policía nunca hizo nada para encontrarla, fui yo. La encontré en la Villa 31, así que ahora no se estén felicitando, porque es mentira. Ni siquiera una ayuda nos dieron como para llevarnos o hacer algo por nosotros. Fue la ayuda de Dios la única que recibimos y por eso hoy Georgina está con nosotros”, dijo la mamá de la joven Georgina Añez.
Pero desde Capital Federal la historia que se contó fue otra. La Policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aseguró que “la joven Claudia Georgina Añez Cativa de 18 años que estaba desaparecida desde el 19 de septiembre fue encontrada por personal de la Policía de la Ciudad en el Barrio 31. Fue un trabajo conjunto entre la Comisaria 46 y la Brigada Preventiva de la Superintendencia de Investigaciones. Personal de la brigada se reunió los padres de la joven que habían venido desde Catamarca y al comenzar a trabajar vieron que tenía actividad en las redes sociales. Orientados siempre por el personal policial la madre de la chica comenzó a chatear con la joven y lograron descubrir dónde y cómo estaba. Tras asegurarse que estaba en buenas condiciones lograron mediante una videollamada dilucidar que estaba en una vivienda del Barrio 31. Es así que comenzaron junto a sus padres a recorrer la zona y dieron con la joven en la calles Padre Mujica y Ramos Mejía en la zona de Retiro donde se procedió a ponerla en resguardo. La joven afirmó haber viajado a la Ciudad engañada con una propuesta laboral que no se confirmó por lo que se quedó viviendo en la zona del Barrio 31 al no tener dinero para volver a Catamarca donde vive. Se comunicó la novedad al instante al Juzgado Nacional de Rogatoria en la persona de su Secretario Dr. Gabriel Bustos y al Titular de la Fiscalía de Tercero Nominación de Catamarca Dr. Ricardo Herrera”.
Muy raro todo. Y para completarla, unos días después resultó ser que la abogada no es abogada, o que es abogada pero no esta matriculada, lo que es lo mismo.
Sofía Reyes, que de ella se trata, respondió sobre el tema que “lo importante es resguardar la integridad psíquica de Georgina”, con lo que todos estamos de acuerdo, pero no responde nada al tema en cuestión.
Reyes dijo que ella en realidad acompañó como un familiar más informardo, y que “trabajo en conjunto con la agrupación de Abogados Populares, tenemos otra mirada sobre cómo hacer las cosas”.
Noticias para Reyes: el Derecho se rige precisamente por las normas del Derecho, y hay que trabajar como lo manda el Derecho, porque se trata de hacer cumplir y defender las leyes, y no de que cada uno actúe según su mirada, porque eso es igual a abolir todas las leyes.
Obedeced señores, sin sumisión no hay… decía un conocido catamarqueño allá por 1850. Lectura recomendada para varios.
Mientras tanto, sería interesante que se explique qué pasó en realidad con Georgina, y que no se juegue con los medios ni con la comunidad lanzando versiones que después no son tales. Hasta entonces, qué hay detrás del caos Georgina es un misterio.
La Visión del Catucho