El debate que Catamarca se debe

Diputados de la oposición pidieron la interpelación del ministro Raúl Chico.

El Gobierno de Mauricio Macri creó por decreto la empresa estatal Corredores Víales Sociedad Anónima según se publicó en el Boletín Oficial y estará un 51% en manos del Ministerio de Transporte que conduce Guillermo Dietrich y el otro 49% pasará a la Dirección Nacional de Vialidad.

Se utilizará para construcción, reparación, conservación, ampliación, mantenimiento, financiación y administración en rutas, autopistas y accesos viales de jurisdicción nacional de toda concesión con cobro de peaje.

En caso que el interés público lo requiera podrán participar de la sociedad personas de carácter privado a través de los procedimientos de selección correspondientes.

La medida también contempla la realización de actividades dirigidas a la explotación de áreas de servicio, explotaciones complementarias y accesorias y toda otra actividad vinculada con su objeto social. A partir del decreto se aprobó el Estatuto Societario de la entidad, quedando facultada la Asamblea de Socios para aprobar modificaciones posteriores.

¿Qué tiene esto de extraño? Lo siguiente: la empresa todavía ni empezó a funcionar, pero muchos ya pusieron el grito en el cielo. Se piden explicaciones sobre el avance de este tipo de mecanismos que “en lugar de aportar transparencia genera sospechas acerca del modo en que se pretenden administrar los fondos públicos” porque “los funcionarios del Gobierno no pueden actuar como dueños de los recursos”.

El enojo va en serio y ya hubo citaciones para que miembros del Ejecutivo nacional vayan al Congreso, a dar explicaciones, por lo que consideran puede convertirse en una privatización encubierta de Vialidad Nacional, o la formación de una Vialidad Nacional Paralela.

No sabemos si Corredores Viales funcionará bien o no. Si será transparente o no. El tema es que no pasó desapercibida la decisión, porque cualquiera que tenga dos dedos de frente sabe que la figura de la “empresa estatal” hace ruido por definición.

Es el debate que Catamarca se debe, porque aquí proliferaron como moscas esta clase de empresas (Camyen, Aicat, Producat, etc., etc.), y así como hay responsabilidad del Gobierno que idea estos mecanismos para eludir controles groseramente, también hay responsabilidad de la oposición, que después se queja pero en su momento levantó la mano en la Legislatura y aprobó todo sin decir ni mu.

La Visión del Catucho