Aldo Creche, el indestructible de Educación

Se creía que Aldo Creche había sido el chivo expiatorio del escándalo por las denuncias de sobresueldos en Educación. Pero no.

Cometimos un error, no una sino varias veces. Mea culpa. En varias columnas de este Catucho nombramos a Aldo Creche como el dueño de la única cabeza que había rodado después del escándalo de los sobresueldos que se regalaban los funcionarios del Ministerio de Educación, y hasta lo señalamos como el chivo expiatorio que hábilmente había usado el ministro Daniel Gutiérrez para zafar. Pero no, efectivamente era un error.

Nos dimos ahora con una increíble novedad: el renunciante Creche sigue cobrando del Estado, y en el mismísimo Ministerio de Educación de Catamarca. Insólito.

Creche, coequiper de Gutiérrez desde la época en que armaron la empresa estatal del canal de televisión, sigue firme al lado de su amigo, aunque no se deja ver, y tien un rol más discretito.

El ideólogo de los sobresueldos cumple, al parcer, tareas docentes en los IES, tendría contrato en el organismo que ejecuta los fondos que llegan para el INET, y maneja varias partidas.

Además, se le reservaron horas cátedra (¿es profesor de algo?) que no cumple porque está ocupado administrando y lo eximieron de esa ardua tarea para se dedique a lo que mejor sabe hacer: los números.

Creche cobra supuestamente por dar conferencias, no sobre sueldos, sino de temas más lindos como el uso de la energía solar, y como “docente” de los IES y otras yerbas embolsa unos 60.000 pesitos cada mes.

Entre sus tareas está formar docentes, es también parte del equipo del INET y nada lo roza, a pesar de estar imputado en soledad en la causa por sobresueldos.

Un tipo indestructible, que desnuda los vergonzosos manejaos y acomodos del gobierno, que siempre premia y nunca castiga a los pícaros.

La Visión del Catucho