Miles de españoles piden que prohíban las corridas de toros

Bajo la consigna “Tauromaquia es violencia”, marcharon hasta Puerta del Sol en repudio a la inacción del estado español para poner fin a la sangrienta práctica. Piden que el maltrato animal se incluya en el Código Penal.

Coincidiendo con la Feria de San Isidro en Madrid, célebre por sus corridas de toros, miles de españoles se manifestaron hoy en el centro de esa ciudad para reclamar la “abolición de la tauromaquia” en España. Los organizadores de la marcha agregaron que esa fiesta significa “la tortura y muerte, como mínimo, de 204 animales”.

“Debemos gritar bien alto que no queremos que se siga tolerando y subvencionando la tortura de estos animales”, explicó el texto del colectivo “Tauromaquia es Violencia”, que convocó la protesta. “Soy española pero no me gustan las corridas de toros porque pienso que para divertirse no hace falta hacer daño a un animal. Un país mide su grado de ética y de moral y de civilización por el respeto que tiene a los animales y por cómo los trata”, explicó a la agencia de noticias AFP una de las manifestantes, Sandra Barrena, de 48 años, abogada, que acudió a la convocatoria desde el País Vasco.

Los manifestantes marcharon por el centro de Madrid con un grito como estandarte: “La tortura no es cultura”.

“Ya es el momento de que toda la sociedad se una para decir basta”, declaró durante el acto la portavoz de la organización de la marcha, Laura Gonzalo. La manifestación reclamó reclamó que el maltrato animal se incluya en el Código Penal y criticó que el IVA a las corridas de toros se haya rebajado al 10%.

Otro portavoz, José Enrique Zaldivar, pidió que la tauromaquia deje de ser una excepción a las leyes de maltrato animal, tal como ocurre hoy. “Se le puede hacer a los toros y novillos de lidia lo que en absoluto se le puede hacer a ningún otro animal”, lamentó.

Miles de personas llegaron a la capital desde toda España para unirse a la marcha, que sumó el apoyo de más de 120 entidades, incluyendo el partido ecologista Equo, Aministía Animal o la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales. El acto finalizó en la céntrica Puerta del Sol de Madrid con la lectura del manifiesto de “Tauromaquia es violencia”, donde se describe en detalle el proceso que atraviesa el toro durante una corrida hasta su sacrificio.

“Y todo esto lo vestirán de luces, de arte efímero, de rito, de creación y de muerte, de mitología, de amor al toro, de tradición, de todo aquello que los que idearon este grotesco espectáculo nada sabían”, critica la plataforma en el texto.

Tradición desde hace siglos, la tauromaquia divide opiniones en España entre quienes la consideran un arte y un símbolo del país y quienes la rechazan como un acto de barbarie y tortura animal. Hace una semanas, el cantante argentino Andrés Calamaro, que vive en Madrid desde hace más de nueve meses, se mostró a favor de las corridas de toros, encendiendo una vez más la polémica.

El Estado declaró las corridas de toros como patrimonio cultural, y ese fue uno de los argumentos usados por el Tribunal Constitucional español para anular en octubre del año pasado la prohibición de la “fiesta” que había implementado la comunidad autónoma de Cataluña en 2012.

La protesta celebrada hoy en Madrid se dio en plena Feria de San Isidro, una de los festivales de tauromaquia más prestigiosos del mundo que se celebran en la capital española este año del 11 de mayo al 11 de junio.

En septiembre pasado ya hubo otra marcha similar, pero desde entonces no hubo grandes cambios en las políticas de Estado sobre este tema y la tradición sigue viva en España, al punto que se estima que por año se realizan unas 1.600 fiestas taurinas, de las cuales unas 400 son corridas.